CRISTO CLAVADO EN LA CRUZ


Leemos en la Guía abreviada de su caudal Artístico y Arqueológico que publicó el Ayuntamiento de Benavente dentro del Programa de Ferias y Fiestas de Septiembre del año 1946:

   
"So la misma torre que cobija la Iglesia de Santa María, románica en la base, mudéjar en el campanario, ha buscado refugio el convento de San Bernardo. Y a la sombra del convento le ha encontrado, a su vez, un Cristo tallado en marfil, espléndido, maravilloso; un Cristo agonizante, pero con agonía tranquila, resignada. ¡Armonía y equilibrio helénicos!.

Los clavos le mantienen sujeto a la cruz, aunque el cuerpo impávido no cuelga de esos clavos. Esos clavos no desgarrarán las carnes flácidas porque esas carnes no pesan. El espíritu divino que les da vida infunde en éllas una fuerza misteriosa y el cuerpo sujeto a la cruz no tiende a desplomarse sobre la tierra; asciende, vuela al cielo.

El Crucifijo de San Bernardo es la imagen de Cristo-Dios".

   

Así mismo, en el Catálogo Artístico-Monumental y Arqueológico de la Diócesis de Zamora (1973), encontramos la siguiente reseña:  

"Benavente. Convento de Bernardas. Este monasterio de El Salvador (Bernardas) es de la Orden del Cister y fue fundado por don Gradefes León en 1381. En este convento hay una pieza importante: un crucifijo de marfil, que mide 0,60 m. Es del siglo XVII; procede del Monasterio de Moreruela y debe haber sido tallado por los mismos monjes".

 

Ayer y Hoy del Monasterio Cisterciense del Salvador

Página web del Monasterio Cisterciense del Salvador, "Las Bernardas" de Benavente.


 

Según consta en el Programa de Semana Santa del año 1930, este Cristo crucificado recorrió las calles de Benavente en la Procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo:

 
Viernes Santo. Procesión de la Cofradía del Santo Entierro
A las ocho de la noche, las Cofradías del Santo Entierro y de la Vera Cruz, revestidas de túnicas, acompañan a las Autoridades desde la Casa Consistorial al templo de Santa María la Mayor. A su llegada, da principio el sermón dedicado a los Dolores de Nuestra Madre, que tiene a su cargo un notable orador sagrado. Terminado el sermón se organiza la comitiva, que ha de recorrer las calles de Alfonso XIII, Santa Cruz, Cervantes, Zamora, plaza Núñez Granés y otra vez Alfonso XIII , para volver a Santa María, en la siguiente forma: Sayón con túnica negra y tambor; pendón de la Cofradía; La Sagrada Túnica, conducida por niños vestidos de Nazareno; Las Banderas, representando al mundo; Cristo clavado en la Cruz, notabilísima escultura en marfil, propiedad de las monjas de San Bernardo; Nuestra Señora de las Angustias; Cristo yacente, obra de gran valor artístico, debida al escultor Pío Mollar, que se inaugura este año; Clero bajo palio y cantores entonando el "Miserere"; estandarte de la Cofradía del Santo Entierro, con su Alcalde Caballero, Mayordomo y Secretario; presidencia de la Cofradía de la Vera Cruz, compuesta de iguales cargos; Nuestra Señora de los Dolores, preciosa imagen propiedad de los señores Bobillo; presidencia de Autoridades y Banda Municipal de música.
 
 

No tenemos constancia de cuando dejó de acompañarnos pero apuntamos como curiosidad que, aunque no consta que procesionara, fue portada del programa de Semana Santa del año 1980.

Según nos informó La Voz de Benavente y Comarcas, el 18 de agosto de 2007, representó brillantemente a Benavente en las Edades del Hombre celebrada en Ponferrada (León), siendo una de las piezas más valoradas artísticamente.
 

Portada del Programa de Semana Santa del año 1980

La foto que mostramos, sin duda la mejor que del Crucificado hemos visto, la hemos obtenido de la página de la Fundación "Las Edades del Hombre" cuya dirección es: www.lasedades.es

HEMEROTECA

18 de agosto de 2007


Benavente brilla en las Edades del Hombre
El crucifijo de marfil del monasterio benaventano de las Bernardas es la pieza más valorada artísticamente de las nueve obras de arte aportadas por la provincia de Zamora a las Edades del Hombre, que este año se celebran en Ponferrada. La comarca también ofrece algunas buenas obras.

Eva Ponte - Benavente

Dos templos como una sola sede de la exposición de las Edades del Hombre, cuyo principal objetivo es promover la cultura y el arte, acogen en la capital berciana de Ponferrada 131 piezas procedentes de catedrales, iglesias y museos de toda Castilla y León, y también alguna llegada de otros lugares, entre las que destaca por su valor artístico un crucifijo de marfil recogido del monasterio de las Bernardas de Benavente.
. . .

. . .
En este apartado se encuentra el
"Crucificado", una escultura del
Monasterio Cisterciense del Salvador, de las monjas bernardas de Benavente. "De las aportaciones de la Diócesis de Zamora es la más valorada artísticamente por los visitantes. Esta escultura no había salido de la clausura y es la primera vez que se expone", señalo Javier García, guía de la exposición. Su procedencia original es del Monasterio de Moreruela y pertenece a la escuela italiana del siglo XVII. "Es una pieza del arte de los marfiles, en la que el colmillo del elefante es soporte de la obra de arte.  En esta pieza se trata de un colmillo de dimensiones extraordinarias puesto que la talla del bulto del crucificado ha sido extraída de un sólo colmillo sin que apenas sea perceptible la curvatura habitual en este tipo de piezas. Los brazos se tallaban en piezas menores que se engarzaban después con unos espigos al tronco del crucificado", indicó el guía.
La obra presenta algún desperfecto, como la pérdida de dos dedos y muescas irregulares en el marfil. "Esta pieza sigue los modelos de éxito que circulan en Italia en el siglo XVII, en búsqueda de esa idealización de la anatomía. Incluso prescinde el autor de algunos detalles como el nudo del paño de pureza, que aquí se arremete en una tela cruzada", añadió.
. . .